Slow heart inspiración

25 junio, 2018

Personas que se atraen y se juntan
Irremediablemente,
a pesar de la distancia, del tiempo,
esos somos tu y yo,
cual impulso,
acercándonos como por culpa de la gravedad.
Solo tardamos algo más de lo que deberíamos,
nos creímos de otras pieles,
nos equivocamos.
Pero al fin tú, al fin yo,
al fin nosotros;
Aquí, ahora y para siempre.

 

 

Así nace Slow Heart, evocando ese amor que nace en la adolescencia de dos seres que aún no son conscientes de que algún día el destino volverá a regalarles la oportunidad de amarse, esos dos niños inocentes que se enamoran y juegan con la magia del amor.

Paula y Guille se conocieron en el instituto, por aquel entonces vivían la vida sin más preocupaciones, Guille era un chico tímido pero muy alegre y con una sonrisa de esas que ilumina, que transmite paz y te contagia.

Por el contrario, Paula era una chica de carácter fuerte y definido, con las ideas muy claras, rebelde, con un punto de locura, pero llena de dulzura a la vez. No le gustaba seguir las normas ni aquello que supuestamente era lo correcto.

Guille no tardó mucho en enamorarse locamente de ella, de su magia, de su vitalidad y su manera de ver la vida, de su fuerza, su carisma, eso que la hacía tan diferente a las demás y que conseguía hacerla ser en definitiva única, real, y natural, por eso decidió declararle su amor, pero Paula no le correspondía en ese tiempo, le gustaba su libertad, a la vez que se fijaba en los chicos que no debía, para ella Guille era su mejor amigo, su hombro, ese que siempre estaba en los momentos peores.

Pasaron los años y sus vidas tomaron caminos diferentes, vivían en la misma ciudad, pero era como si estuvieran a miles de kilómetros de distancia porque nunca se encontraban, pero en sus mentes siempre quedaba el dulce recuerdo de aquella amistad que se convirtió en amor para él y en irrepetible para ella.

Entonces llega ese momento en el que irremediablemente la vida los vuelve a poner en el mismo lugar a la misma hora, ese instante en que sus miradas se cruzan como por casualidad, su corazón palpita más rápido que en mucho tiempo y todo fluye como si no hubieran pasado los años, se miran, se conocen, se entienden y así se regalan la oportunidad de amarse tanto o incluso más de lo que podían haberse amado siendo unos niños.

 

Desde el primer momento en que decidieron casarse Paula y Guille tuvieron muy claro que querían una boda íntima, romántica y diferente.

Se despertaron juntos en una de las habitaciones, no quisieron dormir separados y menos la noche anterior al día en que se unirían para siempre. En cuanto abrieron los ojos se miraron fijamente y el silencio se hizo durante unos segundos que parecieron horas, les encantaba quedarse callados mientras admiraban el brillo que se generaba en sus ojos;
al mirarse, él le acaricio su larga melena, ella le puso la mano sobre sus labios y en el mismo instante los dos pronunciaron un profundo y sincero `Te quiero´.

Él la admiraba, allí sentada en aquel lugar en el que durmieron en secreto, recostada sobre la silla con la taza en la mano y los pies sobre sus rodillas, ella parecía ausente, pero en verdad sus pensamientos solo tenían un nombre, Guille…

Acompañados por un buen café y de un desayuno lleno de dulzura, dedicaron un último rato a soñar con lo que estaba por llegar. Tranquilos, disfrutando de cada segundo del día. Querían vivirlo intensamente pero muy a fuego lento.
Por eso decidieron casarse de la forma más íntima posible, sin distracciones, regalándose el alma a cada instante, era su momento, su promesa de amor eterno.

 

Mientras se ayudaban mutuamente a vestirse, a ella se le escapo una lágrima mientras le abrochaba el último botón de la camisa y al acercarse para acomodarle el cuello, rozó su mejilla y le susurró al oído: – Gracias por existir y haberme elegido a mí.

Los acompañaría una gran amiga, encargada de oficiar ese momento mágico tan deseado y que escribió de su puño y letra una ceremonia única y personal para ellos, llena de emoción y de referencias a momentos vividos.

No querían una boda tradicional, pero sí muy romántica, no estaban cerrados a un estilo en concreto, sino que quisieron añadir pinceladas de todo aquello que les inspiraba, aires vintage con un toque decadente, lleno de detalles personalizados pensados para ellos exclusivamente.

Las flores en tonos rosados, granates y muy silvestres; los platos en los mismos tonos, pintados a mano cada uno con una flor diferente colocados sobre dos caminos de macramé confeccionados también a mano, y todo ello sobre una mesa restaurada creada para la ocasión a partir de una antigua puerta de una cuadra. Los candelabros antiguos restaurados y pintados de nuevo, y para el altar, una mesa de coser antigua con muchas horas de trabajo para convertirla en la mesa perfecta que valdría para alojar un copón dorado también restaurado de la misma forma que los candelabros y pintado a juego, en un dorado decadente dándole a toda la decoración aires vintage.

 

Tras la ceremonia tuvo lugar el convite, rodeados de las enredaderas de un viejo invernadero que tuvo el broche final teniendo como postre una deliciosa tarta Red Velvet, la preferida de Paula.

 

No podía faltar en este día tan romántico, su baile, como buen Colombiano Guille adora bailar y aunque es amante de los ritmos latinos, el mismo fue el encargado de elegir la canción ¨Perfect¨ de Ed Sheeran, en un salón iluminado y rodeados de velas deslizaron sus manos y sus cuerpos, entrelazados y compenetrados dieron rienda suelta a toda su pasión.

Después de bailar se adentraron en el bosque y descubrieron allí un lugar indescriptible en el que decidieron que la naturaleza fuera testigo de su intenso amor una vez más uniéndose de todas las formas que su mente les pedía a cada instante.

 

 

Querían un día intenso, lleno de momentos irrepetibles, de lugares diferentes, les apasionaba viajar y descubrir rincones escondidos, despertarse cada día con un paisaje nuevo y por eso su boda sería como un pequeño viaje, una aventura en la que dos personas comienzan su día en la cama de un hotel y terminan paseando por calles de la ciudad, animados, desenfadados, cómodos, más cómplices que nunca, riéndose, charlando y pensando donde despertarán al día siguiente.

 

Texto: Ainara Reguera @naru_nera


CRÉDITOS

Wedding Planner, organización, estilismos y oficiante ceremonia : @naru_nera (Restauración de mesa antigua de coser, mesa convite restaurada a partir de puerta antigua de una cuadra) | Fotografia : @Rosagarridofotógrafa | VÍdeo: @Fentofilms | Localizaciones: @Rectoraldecobres Salinas de Ulló y centro ciudad Pontevedra | Vestidos y zapatos novia: @Otaduy | Tocado y Pendientes: @Mdepaulet | Lencería: @Serendipity.intimates | Make up: @angelab.garrote | Peluquería: @peluqueria_chloe |  Trajes novio: @Roes1957 | Papelería: @morrocotudoestudio |  Platos pintados a mano (bajo plato granate y plato flor rosa): @g_de_c  |  Dulces: @ms_robinson_vigo |  Vajilla (tazas, tetera y platos mesa dulce): Gretta art&decco |  Macramé: @myzali_new_macrame |  Flores: @galofloristas | Velas: @Velasballena | Bengalas y Humo color: Pirotecnia Argimiro Albores


 

You may also like

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte la mejor experiencia de usuario. Al continuar navegando das tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies